Monday, September 7, 2009

Little Miss Sadness

First Post: Wednesday, December 26, 2007

The other day I was watching this very interesting documentary. It was about a topic that has always called my attention: “Little Miss” Beauty Pageants. Those contests, where contestants are little girls between the ages of 1 to 10. This particular documentary was about 4 mothers and their little daughters in the process of one particular contest. Together they hired a coach to “train” their little ones to become total “beauty queens”.

Honestly, I’m not too judgmental about these beauty pageants things. I think that if you are young women, one of those that dream about showing off with a sash and a crown, there is nothing wrong, only if you do it because you love it. But in this particular case I must confess that I was horrified, appalled by the ways these mothers are raising their little ones. Little babies that at their short age, in the only thing they think about is on how they look on the outside. They teach them to smile; open their eyes, walk, suck their guts, perk up their butt, and talk a certain way, a way that is completely fake and superficial.

When I saw one of the girls crying because her tooth was falling and now she was going to have a gap, I knew this was way too much. I still can remember how exited I got when one of mine was falling because the “tooth fairy” will leave me a dollar under the pillow, but in these girls case is different. Their moms spend a lot of money in making them “mouth crowns” with perfect teeth that make them look like little ponies, with fake and weird smiles, because it’s supposed that girls their age are missing teeth, but in these cases they must have “perfect” smiles. Other girl cried because the big hair rollers she had on were uncomfortable and she can’t sleep, her mother got mad and started telling her “I’m gonna take them out, but tomorrow when your hair looks lifeless and ugly I don’t wanna hear any complaints, ok”, and I thought to myself, this is a complete idiot.

To deprive a girl this little of a normal youth is unfair and cruel. Instead of running, play with dolls, watching TV, and eating some candies, this girls learn how to fake a smile, wear 1000k dresses, makeup with foundation and fake eyelashes that make them look like tiny “street walkers” instead of regular looking little girls like is supposed. One of the mothers was saying she already had to take two loans to support the pageants expenses, her house was a ‘pigsite” but since her girl wanted to become a “Beauty Queen” she will risk everything to fulfill her little one’s dream, dreams of what the fuck? The girl was 4 and at that age you don’t even know how to speak and write, how the hell do you know what dreams you want to fulfill? What happens here is that those dreams are the mothers dreams that never get to realized them, that maybe have a lot of insecurities and had the wrong impression that if their girls get a collection of crowns in their bedrooms they are going to be happy girls.

At the end of the contest, when they gave away the awards, the girl that won (queen for 6th occasion or something like that) parade around with the most fake smile I ever saw in my life. She looked exhausted, and her mom was screaming like crazy and congratulating her, “See how all the sacrifices were worth”, she told her girl. The second runner up cried, she cried with such a disgust that all her innocence disappeared, “she was ugly and fat, why did she won?” she recriminated her mom, which on response told her “I told you that we needed to practice more, you have to decide if you want to keep doing this, because I’m not here for embarrassments” and at the same time she grabbed her kid by the hand and dragged her, while the girl clack her heels down the hallway. And the only thing that crossed my mind was, how pathetic is the mother.

To only think about this brings me a terrible sadness, just thinking that these girls lives will consist on pleasing their moms, in living under false pretenses, on worrying about wrinkles at 10 years old, just breaks my heart. I can imagine their moms putting them pressure to: be careful what they eat, suck their guts, wear hair rollers, wear makeup every time they step out of the house, be the cheerleaders team captains, that she must be the prom queen, that she must marry a wealthy man and make perfect babies. Gosh, just imagining this exasperates me. Ummm, I thought, we should change this contest name, it should be called, “Little Miss Sadness”.

Holding on to Memories...

Memories, defined in the dictionary as “the cognitive processes whereby past experience is remembered”. But how an experience is strong enough for us to remember it? Why do we stick to memories? Why some things get tattooed to our mind and don’t leave us? Are they such good or bad experiences that mark us on ways that lead to what we are today?

Some people hold to bad memories more than to good ones, others delete those moments and choose to only live their lives remembering the things that make them smile. A memory can come back to mind triggered by something as simple as a smell, a voice, an image or a touch. The way someone look at you, or pronounce a word. The way someone play with their hair or sip from a cup.

All my life I had remember good times, I believe that, as a defense mechanism, I choose to delete the bad experiences, I just don’t remember. I can catch a glimpse in my mind of bad moments, but I need to try to remember them in order to do so, they just don’t come to mind like good moments do. But remembering good times not always is a good thing, sometimes good memories can hurt as much as bad ones. Remembering moments we had with people that no longer are here. Like when I remember the way my grandpa grumped around the house and how he made me laugh. They are good memories, but when I have them I end up missing him so much it hurts.

Remembering special times that will never come back can also leave some sorrow. Like when childhood moments come to mind. Moments where I could play for hours without worrying about debts, crime or economic crisis. High School, where I hang out with my girlfriends and checked on boys. College, where I believed the word was mine, where I felt free, met new people and wondered about the future.

People that cross our paths can also turn into memories. The teacher that was good enough that you still remember her with love. The stranger that was kind enough, that you can still see their face if you close your eyes. Or the platonic love, the one that was impossible enough for you to know you would never had him, but still special enough for you to still feel butterflies when you remember him. Those kinds of memories I hold on to. Some of them make my face sparkle when I remember; others bring tears to my eyes, good tears, and bad tears.

I can live my life holding to memories. But I also need to be open to live new experiences, to try and live new moments, moments that will turn into memories. Moments that I can share with my kids and grand-kids when I am 65. I want to live my life making new memories, tasting new things, smelling new smells, touching new stuff, meeting new people, even people you will never met in person, and going to new places, the ones I will remember a few years from now. I also want to be a special memory for someone. I want to be that kind of memory that they will smile when remembering me. I want to be special enough for their face to sparkle, their mind to transport to special moments they lived with me; I want to be a memory that’s worth the space in the brain. I wish I’m already someone’s good memory cause someone is my special memory already.

El día que Elvis Crespo pidió pon en el cielo...

First Post: Friday, April 10, 2009

Si, el título de mi nota es medio cafre, quizá medio chistoso para algunos, pero honestamente no encontré uno más acertado. A Elvis Crespo lo cogieron en un avión tocándose sus partes y enseñándolas a la pasajera de al lado. Una señora casada, madre de una chica de 15 años. Ella iba de viaje de negocios y le tocó al lado nada más y nada menos que al merenguero apagaú, que según el periódico de hoy viajaba borracho y le negaron 3 veces los tragos que pidió. La señora pidió que la movieran de asiento, a nadie le gusta viajar con un borracho al lado, lo digo por experiencia propia, pero no había mas ninguno, así que tuvo que quedarse sentadita y calladita sin saber lo que le esperaba.

El tipo decidió que era chévere sacarse "la parte" y jugar con ella en pleno vuelo, quizá pensó que como un corillo de mujeres tontas y con baja autoestima le han parido muchachos a tutiplén, pues la señora de al lado debía sentirse halagada de ser elegida para que viera su mega usado miembro. La señora, indignada, lo informó a las azafatas que confirmaron lo que ella le indicó y lo notificaron al piloto que llamó a las autoridades pertinentes y detuvieron a Crespo cuando aterrizó el avión. Los policías indicaron que no podían hacer nada porque sucedió en el aire, y eso le toca al FBI quien a su vez indicó que no tenía interés en proceder porque no tenían tiempo para esas tonterías, y me pregunto yo, que hubiera pasado si fuese al revés? Si la señora de al lado le hubiera dado la gana de sacarse la parte y jugar con ella en el avión? La reacción hubiese sido igual? No lo creo. Y si en lugar de Elvis Crespo, que algunos consideran artista, hubiese sido Panchito el Caricortaú un indocumentado, o peor aún, alguien de apellido Mohamed o Al Fayed, la reacción sería la misma o el FBI le partiría el hocico por asqueroso?

Y de la prensa no quiero ni hablar, esto para ellos ha sido un circo. Los programas radiales han hecho fiesta burlándose de la señora, o de la situación. Los programas de bochinche han hecho su agosto y la gente en la calle dice “Dito, esa señora lo que quiere es chavos”, y me digo yo, Chavos de que? Que chavos tiene este pobre infeliz que tiene que pagar 5 pensiones, y que está tratando de pegar un tema nuevo que lo mas probable durará para de semanas en el top 10 y después se apagará otra vez. Porque la señora no le rió la gracia lo que quiere es chavos? Pues en el periódico de hoy el abogado dice que a ella no le interesa un centavo de este infeliz, ella lo que quiere es que se cumpla la ley y que el tipo busque ayuda, porque no hay que ser psicólogo para saber que la necesita. Su comportamiento sexual no es normal, y gente como el necesita que los ayuden a enfrentar sus traumas para que puedan vivir una vida normal libre de situaciones como esta. Les aseguro que algún trauma debe tener y nosotros como sociedad debemos ser más responsables y en lugar de reírnos tratar de buscar una solución. Que vamos a hacer? Seguir permitiendo que el tipo piense que puede utilizar su miembro sexual donde se le antoje? Pues no creo.

El periódico de hoy dice que la señora no había hablado antes porque estaba en su viaje de negocios y que tuvo que contratar un abogado porque la prensa no la dejaba quieta, esperándola frente a su casa para hacerle preguntas y que Elvis se atrevió a tildarla de aprovechada en su site de Myspace y por ende ella tuvo que dar cara, porque su reputación está en juego. Y digo yo, si hubiera sido yo hablo al instante.

Que le de gracias a Dios que no le tocó al lado mío, por que yo se lo agarro y me levanto del asiento con el en mano y grito a los cuatro vientos lo que estaba haciendo y me escucha el mundo entero. Nadie debe ser objeto de una situación como esta sin quererlo. Que te obliguen a ver a alguien tocarse sin que tu lo quieras es una situación incómoda y asqueante. Y digo que te obliguen porque en pleno avión no puedes hacer nada mas. Y ya está bueno que la sociedad en la que vivimos le ría las gracias a los artistas cada vez que hacen algo y ya está bueno que tanto las mujeres como hombres que son víctimas de agresiones sexuales sean victimizadas una y otra vez por los medios y por la gente ignorante que habita esta isla. Elvis, si me vez al lado tuyo en un avión que no se te ocurra agarrártelo, yo no te lo voy a tolerar. He dicho!!

Érase una vez había una ABUELA...

First Post: Saturday, March 21, 2009

Mucha gente dice “Mi abuela es la mejor del mundo” pero yo digo que mi abuela es la mejor que me pudo tocar a mí. Abuela tiene 78 años, bien vividos. Crió 4 hijos, tiene 7 nietos humanos y 3 nietos perros, y yo soy la mayor de todos, “La Reina” o Lyly, así me llama ella. Mi abuela tiene todas las características clichosas que tienen las abuelas en las películas, es alcahueta, cocina delicioso, rememora historias del pasado, cree que el mundo de hoy en día es peor que el de hace 30 años y adora su familia. Desde pequeña recuerdo a abuela como alguien que se preocupa por el prójimo, siempre cocina de más por si aparece alguien con hambre, los locos del barrio la quieren como una madre, guarda ropa para regalarla a quien le haga falta, recorta las noticias más importantes y las guarda bajo su cama, es especialista en hacer alcapurrias, pasteles y dulces de todos tipos: de lechoza, de guayaba, de coco, limbers, y todas esas cosas que nos hacen sonreír.

Su familia es importante, se aseguró junto a mi abuelo de criar buenos hijos, de darle un hogar saludable, de que fueran alguien en la vida y con sacrificio lo logró. Como abuela fue increíble, aún recuerdo a mi mamá diciéndole, “Mami, no los estés malcriando tanto”, cuando nos apapachaba o nos defendía. Desde sus años de juventud padece artritis, y ya hace unos años está limitada a una silla de ruedas porque sus rodillas no dan abasto. Ah, pero eso no la detiene, se arrastra con los piecitos de lado a lado a pasos agigantados, por toda la casa, tenemos que perseguirla para que pare, es un ají.

Desde que abuelo falleció hace unos años abuela no es la misma, no se confundan, sigue siendo ella, pero su alegría no es la misma. Mientras abuelo estuvo enfermo con una diabetes que le robó su vida entera (le amputaron ambas piernas, rebajó hasta casi desaparecer) ella estuvo a su lado, cuidándolo, acompañándolo a sus citas, dándole su dieta, y cuando se le fue, como que parte de ella se fue con el. Su sonrisa seguía, pero no era igual, estaba opaca. Se que su pérdida fue muy fuerte. Desde ese entonces su corazón no es el mismo, solo le funciona en unos por cientos, cualquier catarro se convierte en pulmonía, su asma se intensifica y su salud se quebranta, ya está débil, ya sus fuerzas no son las mismas. Y para completar, el maldito Alzhaimers tocó a sus puertas hace unos meses, y aunque está comenzando ya su mente se empieza a debilitar. No recuerda quien estuvo con ella el día anterior, no recuerda si comió, no recuerda los números de teléfono, dice cosas incoherentes, hace maldades (esconde cosas, come lo que no debe, manipula un poco) y de momento vuelve a ser ella por unos minutos, pero en par de horas se va. Ya no habla casi cuando hay mucha gente alrededor, y aunque pareciera que no es algo raro para una viejita, cuando la observo me doy cuenta que su silencio parece ser como si estuviera tratando de recordar quien es, su mirada se pierde y cuando la llamo, “Abuela estás ok?”, me dice, “Que pasó, yo estoy bien”. Y a veces pienso que se está olvidando de quien soy…y eso, ufffff, duele un montón. Yo se que ella trata de recordar, y eso es lo más difícil.

Mañana le celebramos un año más, y no sabemos si será el último o si le quedan 20 más, pero mientras podamos seguiremos de su lado y yo haré lo posible por que no se olvide de mi, porque me recuerde, porque le sigan brillando los ojos cuando me ve, porque me pregunte dónde fue mi último viaje, porque me abrace con esa fuerza y ese amor que solo una abuela sabe dar… abuelita, aquí voy a estar.


First post on: Saturday, December 22, 2007

Toda la vida he sido mas grande que las demás, me refiero en circunferencia. Gordita, rechonchita, pesadita, como quieran llamarle. Cuando bebé era chulita, con unos cachetitos que hacían ver a los nenitos de Welch’s como idiotas. Mi niñez no fue diferente a ninguna otra, a todos los niños los molestan los demás, ya sea a los cuatro ojos, los orejones, los narizones, los dientones y en mi caso en particular, los gorditos. Vaquita, ballena, piggy, gorda, son solo parte de los sobrenombres que tuve durante mi niñez. Jamás se me olvida un día que mami fue a comprarme un pantalón para un casual day y la estúpida vendedora se escandalizó con el size “ Estás demasiado gorda para tu edad, tienes que rebajar mija sino nadie va a querer ser novio tuyo” así me dijo la boba aquella, tenía 11 años y pesaba como 155 lbs y aunque si estaba bien gordita ella no tenía derecho a tratarme de esa manera. Recuerdo que aguanté las lágrimas, como siempre y cuando llegué a casa lloré en mi cuarto. No era la primera vez que lloraba por eso y no sería la última. Ella tenía razón aunque tuve mil amigos varones, de eso he escrito mil veces, ninguno era novio mío, si de mis amigas, pero mío ni pensarlo.

Recuerdo que comencé a hacer dieta en octavo grado, la edad esa en la que quieres que te miren con otros ojos, ninguna funcionaba porque duraban dos días. Tenía mil recortes de revista con dietas y ejercicios y con fotos de chicas hot. No fue hasta grado 10 cuando cumplí mis quince años que hice una dieta que funcionó. Mi desayuno unas galletas export soda, almuerzo un sandwich de jamón y queso de dieta en pan integral y cena pues, esa la omitia. Así logré bajar par de libras, como cuarenta en total. Ahí me comenzaron a mirar, a fijarse mas en mi, y yo me sentía por primera vez, bastante normal. En mi mente eso era lo que entendía era como se suponía que me viera, pero mi mente no necesariamente estaba correcta.

Cuando conocí a Carlos, mi esposo, ya había aumentado como 10 lbs pero me veía bastante bien, bastante normal según los estándares que impone la sociedad. Luego llegó la universidad y entre las nuevas responsabilidades comencé a comer de nuevo y aumenté todo lo que había rebajado. La manera de lidiar con el sobrepeso era andar siempre vestida con lo último, maquillarme, oler bien, eso contrarrestaba un poco el hecho de que tenía par de lbs de más. La gente se concentraba en la ropa y no en los chichos. Me casé y a eso se añadieron 10 lbs más. Ahora mismo peso lo mismo que pesaba a mis 15 años y en mi caso eso no necesariamente es positivo (ja!).

Toda mi vida ha consistido en hacer mil dietas, esas que se comienzan todos los lunes y se quedan a mitad de semana. Ya a mi edad he aceptado el hecho que puede que nunca pese 110 lbs y saben que? It’s ok with me. Cuando me miro al espejo no veo algo horroroso, no veo una modelo, pero acá entre nos, el reflejo es pretty darn hot to me. Creo que tantos años de lidiar con esto me han hecho mas fuerte, me ha hecho forzarme a aceptarme como soy, a lidiar con mis inseguridades, a trabajar en ellas. Aceptar como soy en un 90% es pretty darn good y no cambiaría ni por un momento haber sido “gordita” por que eso me ayudó a ser mas compasiva, a no burlarme de los demás, a tener mas cuidado de no decir nada que ofenda a nadie, a aceptar a la gente como es, a ser la mejor persona que puedo ser o al menos intentarlo y saber que un libro no se juzga por su portada.

Trato de comer saludable y hacer ejercicios devés en cuando, pero no lo hago para pesar 100 lbs lo hago por tener una mejor calidad de vida. No me da la gana de obsesionarme con mi peso, de odiar la comida, de tener algún "eating disorder" de esos que tiene las artistas de Hollywood y se sienten orgullosas de presumir. Puede que si soy mas delgada me vea mucho mejor, puede que no. He decidido ser como soy con todo y chichos, aceptarme así, al fin y al cabo hay muchos que me encuentran linda y quisieran a alguien como yo a su lado (modestia aparte) y muchas que darían lo que fuera por ser como soy por dentro. Mientras eso sea así que se fastidie como soy por fuera…
He dicho!

Quejas y más quejas....

First Posted on: Sunday, November 4, 2007

Por qué vivimos la vida quejándonos? Por qué somos inconformes con lo que tenemos? Me preguntaba esto los otros días luego de tener una semana super cargada de trabajo y llena de mucho stress. Me quejaba porque el tiempo no me daba, porque me sentía asfixiada entre la universidad y el trabajo y las responsabilidades que me han llegado con la firkin adultez. Llegué a casa y me senté a leer el periódico. Cuando terminé reflexioné. Por qué me quejo? Si realmente lo tengo todo, una familia que me adora, un esposo que me ama, unos amigos espectaculares que me quieren, un trabajo que me encanta, casa, carro, una cama donde dormir, comida para comer, mucha ropa para ponerme, que más se puede pedir?

Muchas veces nos quejamos de lo que no tenemos, lo que nos falta, sin pensar que en este mundo hay gente que no tiene que comer, que ponerse, que solo piensan si terminaran el día vivos porque sus países están pasando guerras, catástrofes de la naturaleza o simplemente porque viven en pobreza extrema. Nos quejamos porque los políticos de nuestro país no luchan por nosotros, sino que velan por sus propios intereses, por sus bolsillos, por pelear con el del partido contrario, sin embargo, no hacemos nada para sacar a la escoria del poder, solo nos quejamos. Decimos que Puerto Rico está enfermo, que la droga y el crimen nos arropan pero no hacemos nada al respecto, no extendemos la mano para ayudar al adicto, vemos un crimen y nos hacemos de la vista larga porque nuestro valor de ciudadano se ha esfumado por miedo a que tomen represalias. Nos quejamos de que los niños de hoy en día crecen siendo malcriados y no valoran el dinero, pero cada vez que voy a plaza y paso por la tienda de hacer los frikin peluches esos rellenos la fila llega afuera y los niños salen con la caja del peluche y una bolsa llena de ropa y zapatos sin imaginar que el muñequito le costó al papá casi dos días de trabajo. Nos quejamos, pero la música que escuchamos habla de sexo, denigra a las mujeres, habla de infidelidad, crímenes pasionales y drogas, pero no hacemos nada, las cantamos y compramos los cds porque es lo que está de moda. Las escuelas están llenas de nenas embarazadas, criando hijos sin tener la capacidad suficiente, cohibiéndose de disfrutar los primeros años de adultez por criar un muchacho, sin embargo, no se pueden hacer campañas de que se protejan con un condón porque este país solo enseña la abstinencia, una abstinencia inexistente porque las hormonas a esa edad omiten ese mensaje y los niños siguen creciendo sin atreverse a comprar un profiláctico ni saber como usarlo, pero metiendo mano comoquiera. Hacemos una campaña de Que nos pasas Puerto Rico? que se queda en el tintero porque la gente la ve, asiente con la cabeza, pero comoquiera no da los buenos días cuando entra a un elevador.

Mientras nos sigamos quejando de los que nos falta y no hagamos nada al respecto todo seguirá igual. Mi meta este nuevo año que se acerca será quejarme menos, valorar mas la vida, escuchar a los demás con detenimiento, mirar los árboles que me hacen tan feliz (los encuentro un regalo súrreal de la naturaleza) mirar las estrellas que me hacen sonreír (son espectaculares, verdad?), hacer nuevos amigos y querer mas a los actuales, visitar más a mi familia, disfrutar más mi trabajo, poner más empeño en la universidad, reírme, amar, divertirme, respirar aire puro más a menudo, bañarme en la playa, revolcarme en la grama y mirar las nubes con mi primito. Claro está todos estos planes están sujetos a si llego viva a enero 2008, como está la cosa, no se si esto suceda…. Ahí voy quejándome de nuevo… que mal.