Friday, December 2, 2011

Resignada

2011 se ha convertido en el año más sangriento de Puerto Rico. Ya sobrepasamos las 1,000 muertes violentas y faltan par de semanas para que se acabe el año, lo que significa que nos quedan muchos días para que cualquiera de nosotros se convierta en un número a sumarse en tan tenebrosa lista. Si, cualquiera de nosotros puede ser víctimas de la violencia rampante que arropa al país y que al parecer a muy pocos le importa lo suficiente como para hacer algo al respecto. Preferimos hacernos de la vista larga, y como siempre, entretenernos con los bochinches de turno, siendo el último de moda el de la hija tontuela de un convicto ex-político corrupto y un cantante frustrado que perdió en un Reality Show.

El país se nos va de las manos, se hunde. Ya no nos atrevemos a divertirnos como antes, a salir con amigos, a sentarnos en el balcón a tomar fresquito en la mecedora. Ahora llegamos a la casa y antes de bajarnos del carro tenemos que mirar a todos lados y correr a abrir la puerta y cerrar las 12 cerraduras que tuvimos que instalar. Ya no podemos dejar las ventanas abiertas por la noche y preferimos poner el aire en high, pagar más en la factura de la luz y olvidarnos que fuera de las cuatro paredes de nuestra casa, el peligro acecha.

Entonces cuando nuestros padres o familiares nos llaman,  preocupados porque no estamos tomando las precauciones debidas le decimos que son unos paranoicos, que la vejez los tiene maniáticos pero cuando colgamos sabemos que tienen razón. El Puerto Rico en que vivimos no es igual al de hace 20 años. El Mundo que viven los niños de hoy es un Mundo mucho más duro, cruel, difícil y así mismo crecen ellos, sin inocencia, adelantados a sus años, con muy poca compasión, sabiendo demasiado, quizá mucho más de lo que deberían saber. Acostumbrados a los tiros, a la sangre y la violencia, a líderes corruptos, a trampas y peleas y a chismes de farándula sin talento. Si no tienen padres que le enseñen valores van a crecer con el alma endurecida e inmune al dolor. Si no tienen quien los guíe y los proteja quizá ni lleguen a la edad que tenemos nosotros ahora.

Entonces, reflexiono y me pregunto, cuantos asesinatos van a haber dentro de 5 años. ¿Romperemos record y llegaremos a los 3,000? ¿En esos tiempos nos atreveremos a ir a un concierto, a cenar con amigos o nos encerraremos aún más? ¿Los niños irán a la escuela con chalecos anti-bala y cascos? ¿Tendremos que ponerle cristales blindados a los carros para que una bala loca no nos alcance mientras guiamos? De pensarlo se me paran los pelos, me da pavor, terror. 

Mientras sigamos de brazos cruzados y nos preocupemos solo por sobrevivir día a día Puerto Rico irá de mal en peor. Mientras no exijamos a nuestros líderes más acción y menos palabrería y pelea partidista nada pasará. Mientras nos dejemos envolver con bochinches pendejos de personas que nada aportan a nuestras vidas y nos desenfoquemos de lo que realmente importa seguiremos en picada.  A veces, calladita, me voy en un viaje mental y me dan unas ganas terribles de que las Profecías Mayas sean verdaderas y que en Diciembre 21 del 2012 pase algo que cambie el mundo en que estamos viviendo. Que como por arte de magia todo cambie para bien. Me da más miedo que siga como está a que se acabe y re-comience. Entonces me sacudo, me doy par de pescozás y sigo viviendo, con miedo, con muy pocas esperanzas de que esto mejore....resignada. Uy, que horrible.

Wednesday, October 19, 2011

A Julia de Burgos (Mi Poema Favorito)


A JULIA DE BURGOS
Por:Julia de Burgos

Ya las gentes murmuran que yo soy tu enemiga
porque dicen que en verso doy al mundo mi yo.
Mienten, Julia de Burgos. Mienten, Julia de burgos.
La que se alza en mis versos no es tu voz: es mi voz
porque tú eres ropaje y la esencia soy yo; y el más
profundo abismo se tiende entre las dos.

Tú eres fria muñeca de mentira social,
y yo, viril destello de la humana verdad.
Tú, miel de cortesana hipocresías; yo no;
que en todos mis poemas desnudo el corazón.
Tú eres como tu mundo, egoísta;
yo no; que en todo me lo juego a ser lo que soy yo.
Tú eres sólo la grave señora señorona; yo no,
yo soy la vida, la fuerza, la mujer.

Tú eres de tu marido, de tu amo; yo no;
yo de nadie, o de todos, porque a todos, a
todos en mi limpio sentir y en mi pensar me doy.
Tú te rizas el pelo y te pintas; yo no;
a mí me riza el viento, a mí me pinta el sol.
Tú eres dama casera, resignada, sumisa,
atada a los prejuicios de los hombres; yo no;
que yo soy Rocinante corriendo desbocado
olfateando horizontes de justicia de Dios.

Tú en ti misma no mandas;
a ti todos te mandan; en ti mandan tu esposo, tus
padres, tus parientes, el cura, el modista,
el teatro, el casino, el auto,
las alhajas, el banquete, el champán, el cielo
y el infierno, y el que dirán social.
En mí no, que en mí manda mi solo corazón,
mi solo pensamiento; quien manda en mí soy yo.

Tú, flor de aristocracia; y yo, la flor del pueblo.
Tú en ti lo tienes todo y a todos se
lo debes, mientras que yo, mi nada a nadie se la debo.
Tú, clavada al estático dividendo ancestral,
y yo, un uno en la cifra del divisor
social somos el duelo a muerte que se acerca fatal.

Cuando las multitudes corran alborotadas
dejando atrás cenizas de injusticias
quemadas, y cuando con la tea de las siete virtudes,
tras los siete pecados, corran las multitudes,
contra ti, y contra todo lo injusto
y lo inhumano, yo iré en medio de
ellas con la tea en la mano.

Saturday, September 3, 2011

Intolerancia

Se ha formado un bochinche de grandes proporciones porque las aspirantes de Miss Universo de Kosovo y Serbia se tomaron una foto abrazadas y la subieron a Facebook. Resulta que, según leí en Wikipedia (si, dije Wikipedia) “el gobierno provisional de Kosovo declaró unilateralmente su independencia de Serbia el 17 de febrero de 2008 con el apoyo de Estados Unidos y parte de la Unión Europea, instaurando la República de Kosovo. Serbia, Rusia, España y otros países no aceptaron este hecho unilateral ni reconocen a la República de Kosovo como Estado soberano. Actualmente, la comunidad internacional se encuentra dividida entre los países que han reconocido oficialmente la independencia de Kosovo, los que se niegan a reconocerla y los que han declarado su neutralidad o su esperanza de una evolución positiva de los acontecimientos.”

O sea, estas dos tontuelas se atrevieron a olvidarse de las diferencias políticas de sus respectivos países y osaron mirarse como individuos y seres humanos y darse un abrazo público. ¡Que horror! Tanto Serbia como Kosovo están que prenden. La representante de Serbia dice que apoya la posición política de su país y la representante de Kosovo no ha dicho ni papa y mucho menos ha quitado la foto en cuestión de su perfil de Facebook. Ahora están en la mirilla de ambos países, todo por mirar pasada las condiciones políticas y verse a si mismas como personas.

 Entonces me siento y pienso que la intolerancia que nos rodea hace que la Tierra tiemble, se sacuda, llore en forma huracanada y se enoje tipo tornado. Y es que los seres humanos no podemos vernos como individuos, si no que tenemos que estar pendientes a buscar venganza, a no tolerar lo que es diferente, a pasar de generación en generación las cadenas de intolerancia que nos atan y detienen nuestra evolución. Se nos olvida que ya pasó, no puede ser cambiado, y que el futuro lo construímos nosotros mismos. Se nos olvida que aunque seas un negrito de pelo rizado ese odio acérrimo que le tienes a los blanquitos puede que sea bien pendejo porque a lo mejor tu tatara tatara tatara abuelo fue un Español de Islas Canarias que se enamoró de la esclava Isaura o que tus ojitos azulitos y tu piel resplandeciente es mierda porque tu tatara tatara abuela fue víctima de violación de un blanquito capatáz y te fuiste blanqueando de generación en generación y te atreves a mirar por encima del hombro al negrito cachendoso que te pasa por el lado.

Somos intolerantes porque este mundo es así completo. En cada país, en cada rincón, queremos ser genuinos pero queremos ser “los mejores” sin tener base alguna para decir qué es mejor que aquello. Las guerras, las peleas, los bochinches de clase, el deseo de tener ese poder pendejo por “dominar” el mundo. Las novelas y películas nos venden la historia de la campesina que se enamora del nene rico y todo lo que sufre por llegar a que la acepten, y siempre, siempre se convierte en rica, jamás gana el amor si se queda como campesina. ¡Uy!

Entonces leo en Infobae.com que unos astrónomos del Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian y del Instituto de Astronomía Max Planck encontraron otro “planeta gemelo” a la Tierra y le llaman HD85512b y me pongo a pensar, si es gemelo y tiene habitantes ¿Serán igual de intolerantes que nosotros? ¿Habrán venido hace unos miles de años atrás a darle una miradita, vieron lo que había y se fueron volando a las millas? ¿Y qué pasa si vienen ahora y ven este desmadre y que cada día esto se pone peor? Y vuelvo y pienso y digo ¿Pero y qué si son más intolerantes que nosotros? Nah, eso sería imposible.

Saturday, July 9, 2011

Con el Tiempo

Leí esto y casi lloro. Es tan real y certero que no hay manera de no sentirse identificad@ aunque sea con un fragmento. Hay varias versiones diferentes y ni siquiera hay certeza de que lo escribió Borges cómo se le atribuye, lo que sí es que quien lo escribió, es humano cómo todos nosotros, y vive lo mismo que todos hemos vivido.

Aquí lo comparto con ustedes.

Con el Tiempo

"Después de un tiempo, uno aprende la sutil diferencia entre sostener una mano y encadenar un alma, que el amor no significa acostarse y una relación no significa seguridad; y uno empieza a aprender que los besos no son contratos y los regalos no son promesas; y uno empieza a aceptar sus derrotas con la cabeza alta y los ojos abiertos.

Y uno aprende a construir todos sus caminos en el hoy, porque el terreno de mañana es demasiado inseguro para planes... y los futuros tienen una forma de caerse en la mitad.

Y después de un tiempo uno aprende que si es demasiado, hasta el calorcito del sol quema. Que hay que plantar su propio jardín y decorar su propia alma, en lugar de esperar a que alguien le traiga flores. Y uno aprende que realmente puede aguantar, que uno realmente es fuerte, que uno vale, y con cada día... uno aprende.

Con el tiempo aprendes que estar con alguien porque te ofrece un buen futuro, significa que tarde o temprano querrás volver a tu pasado.

Con el tiempo comprendes que sólo quien es capaz de amarte con tus defectos, sin pretender cambiarte, puede brindarte toda la felicidad que deseas.

Con el tiempo te das cuenta de que si estás al lado de esa persona sólo por compañía a tu soledad, irremediablemente acabarás no deseando volver a verla.

Con el tiempo te das cuenta de que los amigos verdaderos valen mucho más que cualquier cantidad de dinero.

Con el tiempo entiendes que los verdaderos amigos son contados, y que el que no lucha por ellos tarde o temprano se verá rodeado sólo de amistades falsas.

Con el tiempo aprendes que las palabras dichas en un momento de ira pueden seguir lastimando a quien heriste, durante toda la vida.

Con el tiempo aprendes que disculpar cualquiera lo hace, pero perdonar es sólo de almas grandes.

Con el tiempo comprendes que si has herido a un amigo duramente, muy probablemente la amistad jamás volverá a ser igual.

Con el tiempo te das cuenta de que cada experiencia vivida con cada persona es irrepetible.

Con el tiempo te das cuenta de que el que humilla o desprecia a un ser humano tarde o temprano sufrirá las mismas humillaciones o desprecios multiplicados al cuadrado.

Con el tiempo comprendes que apresurar las cosas o forzarlas a que pasen ocasionará que al final no sean como esperabas.

Con el tiempo te das cuenta de que en realidad lo mejor no era el futuro, sino el momento que estabas viviendo justo en ese instante.

Con el tiempo verás que aunque seas feliz con los que están a tu lado, añorarás terriblemente a los que ayer estaban contigo y ahora se han marchado.

Con el tiempo aprenderás que intentar perdonar o pedir perdón, decir que amas, decir que extrañas, decir que necesitas, decir que quieres ser amigo, ante una tumba ya no tiene ningún sentido. "

Jorge Luis Borges


Borges.J.L.(Aunque se le acredita a Borges, algunos dicen que no se parece a su estilo).

Saturday, June 11, 2011

La historia de una Guerrera que conozco

Hace 25 años a mi Tía le dio Lupus. Tenía 18 años y estaba en su primer año de en la UPR en Río Piedras cuando se enteró. Yo recuerdo cómo si fuera hoy ver a mi mamá llorando desconsolada en casa por semanas. Titi Cyntia, como le llamamos cariñosamente, es su hermanita menor. Se llevan 13 años, así que quizá la ve más cómo una hija que cómo una hermana. La enfermedad la atacó rápido. Poco a poco vimos cómo ante nuestros ojos Titi se hinchaba, sus riñones se fueron a fallo renal y el doctor habló con abuelo para informarle que debía hacer los arreglos fúnebres pues le quedaban menos de 24 horas de vida. Mi familia, que siempre ha sido muy religiosa, en lugar de darse por vencidos se refugiaron en su fe, y eso de alguna manera u otra los mantuvo tranquilos en medio del dolor. Las 24 horas pasaron, y Titi Cyntia sobrevivió. Y es que una de las cosas más lindas que tiene ella es que jamás, jamás se rinde.

Mis mejores historias de niñez, las que mantengo vivas en mi mente, son con Titi. Ella me paseaba por todos lados. Nos llevamos 12 años de diferencia, así que siempre fuimos muy cercanas. Cuando trabajaba en el Pet Shop de Woolworth's de Río Hondo, me dejaba jugar con los animalitos. Me llevaba con ella al cine, a la Universidad, a comer helados. Me regalaba su ropa cool, bien ochentosa, punk y medio rebelde looking. Yo vivía admirándola, y ella vivía sonriendo. Aún en los peores momentos de la enfermedad jamás la vi llorar. Aún cuando se hinchó a tal punto que botaba agua por una especie de estrías que le salieron en las piernas ella sonreía. Repetía mil veces, "Yo no me voy a morir nada". Su novio de seis años la dejó en una de sus tantas hospitalizaciones. Nunca regresó al hospital. Eso tampoco la mató.

Luego de varios años con quimioterapias y cortisonas su enfermedad entró en remisión. Se enamoró de un chico que le dijo “si tengo que donar un riñón por ti así lo haré” y una semana antes de su boda, la enfermedad regresó. Aún así pidió permiso en el hospital y se casó. Hinchada, enferma, desfiló, su sonrisa a flor de piel. Pasaron más años, se convirtió en una profesional, al esposo se le olvidó la promesa de donarle el riñón y la dejó porque no podía bregar con la enfermedad, no la podía ver debilitándose, no aguantó y huyó con miedo (aún son buenos amigos) y en esos momentos ella seguía ahí, en pie de lucha, sobrevivió eso también.

Hoy, a sus 40 y pico bajitos tuvo que retirarse tempranamente de su trabajo, casi obligada, y es que ya sus ligamentos no resisten y cualquier golpe o caída significa ligamentos rotos o desgarrados. En los pasados dos años le han operado ambas rodillas y un brazo. Ya casi no ve, por lo que no puede guiar de noche, a veces depende de nosotros, sus sobrinos y hermanos pero vive sola con sus perritos y ¿saben que? Aún sonríe, siempre. En mis 29 años jamás he visto a Titi Cyntia rendirse, jamás la he escuchado decir "no puedo más" y eso, eso es lo que la mantiene viva. Sus ganas de saborear lo que venga, de luchar por existir. A ella le gusta vivir y punto. A ella le gusta salir con amigos, cocinar, alcahuetearnos, le gusta nadar, cantar, aconsejar y le gusta reírse… a carcajadas… sin parar. No le importa mostrar sus estrías, su cara redondita por la cortisona, cojear un poco, eso le vale madre.

Mi Tia es una guerrera, y ya a esta etapa de su vida y su enfermedad nos ha probado a todos que la actitud con que enfrentas los tropiezos que la vida te pone en el camino es la que decide el destino que vas a tener. Si la vida te da el chance de vivirla, no importa la condición, hay que aprovecharla, todos los días hay algo que le da motivos para vivir, y ella, en lugar de reclamarle, los aprovecha.

Saturday, May 21, 2011

La Consecuencia

Ella sentía que tenía que llorar. Quería llorar por días, horas, minutos y segundos. Pensaba que así podía sacárselo del corazón. Pero estaba equivocada. No había manera. Él la había marcado por siempre. No lo estaba buscando, por lo menos eso ella pensaba. Pero cuando pasó, cuando sucedió, sin darse cuenta poco a poco se envolvió. No podía creerlo. Ella sabía que no era cómo las demás,ella era diferente, ella era especial, y eso a los hombres le llamaba la atención. Siempre supo proteger su corazón, pero quería probarse, y dentro de ese juego de probarse a si misma cayó en una trampa. Cuando se dio cuenta ya estaba atrapada en el fondo de un pozo, sin probabilidad de salir. Y el la miraba desde arriba, le sonreía con su sonrisa hechizante, esa que usaba a su favor para conquistar corazones. Y ella, sabiendo que si lo miraba jamás saldría del pozo, lo volvió a mirar, se detuvo en la sonrisa letal. La sonrisa esa. Volvió a sentirse atrapada y su corazón, volvió a sentirse timado. Sabiendo que no debía lo hizo de todos modos.

Bien sabemos que los errores, la mayoría de los errores, tienen consecuencias. La consecuencia de su error, tener que vivir con eso en el corazón por una vida completa. Fin.

Thursday, March 31, 2011

Eso es lo que nos pasa, Puerto Rico.

¿Qué nos pasa Puerto Rico? Así se llamaba una campaña de servicio público que salió hace unos años atrás y que todos repetían sin parar. El mensaje que pretendía llevar era que los valores se estaban perdiendo y que teníamos que poner de nuestra parte para tener una mejor sociedad. No se cuán exitosa llegó a ser, si se que el mensaje era real. La campaña recalcaba lo importante de decir buenos días, de dar paso en la carretera, de ayudar viejitos a cruzar la calle y cosas por el estilo.

Quien pensaría que años más tarde eso es lo menos que nos debe afectar en estos días porque ahora no te dan los buenos días y encima te pegan un tiro; no te dan paso y se disparan de lado a lado en plena luz del día matando inocentes que van por la vía; y no ayudan a cruzar los viejitos, pero tampoco le importa si llevan semanas sin comer un plato de comida o darse un baño. ¿Y de quien es la culpa? Pues muchos pensarán que de los líderes del país y tienen razón, pero más allá, la culpa es de nosotros. Los que escogemos los líderes, los que leemos las noticias trágicas y preferimos pasar la página rápido para no tener que lidiar con la realidad que vivimos.

Este país se ha convertido en uno inseguro, dónde los que llevamos la carga económica, la clase media, tiene un nivel de stress que nos lleva a enfermarnos de la mente y los que viven del mantengo y de la venta de cosas ilegales se pasean por ahí lo más felices sin que nadie haga nada.


Ahora matan mujeres cómo si esto aquí fuera un campo de guerra, por celos fundados o infundados, por charrerías de macharranes pendejos a los que le enseñaron que sus parejas son propiedad de ellos y cuando no las quieran más o ellas le fallen las pueden matar cómo cerdos y seguir su camino. También matan niños cómo si fuera relajo, las propias madres que le dan la vida se la quitan de maneras horrorosas. Y las que no los matan participan de crímenes tan horrendos cómo permitir que sus parejas los violen o sodomicen y hasta participan de tal aberración. ¿Y que hacemos nosotros? ¡No hacemos nada gente! ¡Nada!

Los gobernantes se concentran en criticar a los de la oposición y mientras hacen eso compran o venden favores, se pasean con maleantes, fichurean, se jartan con los chavos de la dieta, recorren la isla en carros caros guiados por chóferes y todo esto con nuestros chavos.
Los religiosos en lugar de predicar con las enseñanzas de sus grandes profetas, prefieren crear bochinches en redes sociales y no hacen nada por detener la división que hay en este país.

Nos burlamos de los pobres, de los "brutos", de los que son diferentes, de los minusválidos, y no miramos nuestras propias limitaciones, las que nos atrasan. Somos hipócritas con nosotros mismos porque vivimos en nuestra propia fantasía y mientras tanto, que nos lleve quien nos trajo porque no sabemos si mañana mientras echamos gasolina en el puesto de la esquina a la 1:00 de la tarde, algún infeliz nos quite la vida por robarnos el Iphone que tanto alardeamos.

¿Y que con los que vienen por ahí y heredarán este país? ¿Qué con los sobrinos, los hijos, los nietos? Pues que se resuelvan como puedan porque con nosotros no pueden contar! Y mientras tanto mi TL en Twitter se llena de gente insultando a un periodista que dijo que le dijeron que vieron un OVNI en la De Diego y nadie, absolutamente nadie dice nada de la ama de casa que mataron a puñaladas a plena luz del día en un Centro Comercial. Nos merecemos lo que tenemos. Así somos Puerto Rico. ¡Eso es lo que nos pasa!

Sunday, March 6, 2011

Lo que me pasó en Irlanda.

Desde pequeña soñaba con ir a Irlanda. Si, leyeron bien, Irlanda. Cuando tenía cómo 7 años vi una película de Disney que se llama "Darby O'Gill and the Little People" y por alguna razón se me metió en la mente que algún día tenía que ir a Irlanda. También comencé a fascinarme por todas esas cosas que de una manera u otra representan a Irlanda acá en Occidente. Los tréboles, el color verde, los arcoiris con sus ollas de oro, los duendes (Leprechauns), en fin, todo lo que tuviera que ver con Irlanda me llamaba la atención.


No fue hasta Septiembre del año pasado que mi sueño se cumplió. Cuando decidimos irnos de vacaciones a Europa, Irlanda fue el primer país que me vino a la mente. Llegamos a Inglaterra y de ahí tomamos un avión que nos llevó a Irlanda. Llegamos, yo toda emocionada, pero Dublin me recibió con una lluvia torrencial y un frio que me llegaba a los huesos. Nos montamos en el Taxi que nos llevaría al hotel. Por el camino el taxista nos habló, nos hizo preguntas, y nos contó mil historias. Yo, fascinada! Llegamos al hotel, uno pequeñito cerca de Temple Bar y del Castillo de Irlanda. Rápido compramos un pase de un "Hop on and off Tour" de esos que te llevan a los lugares más importantes del país y comenzamos a explorar.

La primera parada fue el "Guinness Storehouse" dónde hacen la cerveza oscura más popular del mundo. Y sucedió lo inaudito, luego de un tour fabuloso y ya cuando nos íbamos fuimos víctimas de intolerancia racial, o como se dice en Inglés, "bigotry". Nos montamos en el ascensor, pero se montó tanta gente que las puertas no cerraban. Nadie se bajaba, cuando de repente una señora gruesa y poco agraciada nos dijo que nos teníamos que bajar. Yo, siendo cómo soy, le pregunto que porque nosotros si fuimos los primeros en entrar, y ella, ni corta ni perezosa me dice: Bueno, porque son extranjeros, y todos aquí somos Irlandeses. A mi se me subió lo de negra, y me quedé en el ascensor tiesa, seria, no me moví. Luego de cómo 2 minutos que se sintieron cómo dos horas con gente diciéndonos que nos bajáramos, que si éramos retardados, y los demás silenciosos simplemente mirándonos, nos bajamos del ascensor. No sin que antes yo le gritara "disrespectful, bigots and pigs" claro está. La cosa es que bajé los 7 pisos antes que llegara el ascensor del coraje que tenía, pero cuando se me pasó el coraje me dio el sentimiento más grande que jamás haya tenido y me senté en un rincón a llorar. Lloraba porque nunca me había pasado algo así. Lloraba porque cedí y me bajé del ascensor. Lloraba porque fue en Irlanda, y fueron Irlandeses los que hicieron que me bajara. Lloraba porque mi sueño, mis ilusiones, se desvanecieron en un segundo. Uno de los empleados de la cervecera me vio y me preguntó que me pasaba. Le conté y el se disculpó más de 100 veces, trató de ver si veía a los racistas pero ya se habían ido. Nos fuimos al hotel mientras mi mente me recordaba una y otra vez lo que había pasado.

Los siguientes dos días que duró nuestra estadía los disfruté. La comida, las tiendas, la gente, Temple Bar, la capital completa me la disfruté. De ahí en adelante a donde quiera que fuimos nos trataron bien. La música, la tradición, el ambiente, todo fue fantástico. Pero se que mi experiencia hubiera sido mucho mejor si aquella situación del ascensor no hubiese ocurrido. Es triste que el comportamiento de 2 o 3 personas ignorantes cambié la percepción que uno tiene de un país completo. No se si regrese a Irlanda, sólo se que aún con el mal sabor, valió la pena.

Sunday, February 13, 2011

El adorado Walmart de mi Corazón

Hoy tuve que ir a Walmart a cambiar algo que había comprado y no me funcionó. Tengo que confesar que odio Walmart con toda mi alma y mi corazón pero a veces uno consigue cosas económicas. Bueno la cosa es que lo que me iba a llevar estaba a lo alto de una góndola que sólo alcanzaba con escalera. Merodeé los alrededores en busca de un empleado que me ayudara, pero nada de nada. Estuve como 10 minutos hasta que dí con una muchacha que hablaba por su celular en horas laborables. -"Permiso, habrá alguien del departamento de mascotas que me ayude a bajar algo que está bien alto?" Le pregunto yo. "Mire, pase por joyería y que le tiren un page porque estoy super ocupada ahora mismo" me contesta ella con celular en oreja. Yo la miro con una sonrisa de -gracias por nada- pero procedo a ir a que le pasen el page al asociado de frikin mascotas.  Pasan el page y 10 minutos después aún nada de nada. Camino hasta otra empleada,"¿Disculpe, usted me ayuda a bajar algo de aquella góndola?" -"Ay es que tiene que ser un asociado del área de mascotas" me dice ella bien tranquila. -"Yo se, lo que pasa es que llevo 15 minutos buscando alguien que me ayude, ya le pasaron page y nadie aparece". Se me queda mirando. -"Perate deja ver si lo consigo". Me quedo ahí parada unos 7 minutos más y nada. Camino hasta el front desk y viene una gerente. -"Mire, necesito alguien del departamento que sea para que me baje una cosa de aquella góndola, o consigame una escalera y yo lo bajo" con un tono de que ya estaba medio molesta. -"No, no, yo le consigo a alguien inmediatamente, párese allí que ya van por ahí". Me paro como senda bobeta, pasan 10 minutos más y nada, NADA!

Ya por vencida me dirigo a servicio al cliente. Hago una fila de cinco minutos, aún cúando yo era la única, porque los empleados estaban contándose anécdotas de horror de San Valentin. -"Si hola, vengo a devolver esto porque lo iba a cambiar pero nunca apareció nadie que me ayudara a bajar el que me iba a llevar". El tipo me mira, -"Lo que pasa es que ahora mismo hay cambio de turno y por eso quizá no había nadie, pero vaya allí y yo le aviso a alguien". Lo miro -"No, no, tu no entiendes, llevo más de media hora esperando allí, 2 pages, 3 empleados a los que pedí ayuda y nadie apareción, nadie me ayudó, nada pasó, yo quiero mi dinero de vuelta". El tipo pone cara de -que clase de bicha- y me devuelve mis $35 pesos. Yo me volteo y con mi cara de bicha me voy prometiéndome a mi misma por vez número 25 que jamás, jamás volveré a Walmart. ¿Servicio al cliente? ¡Bien gracias! Bueno que me pase.

Wednesday, February 9, 2011

La Upi, mi Upi.



Hoy quiero escribir sobre la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras, o “la Upi” cómo muchos le llamamos de cariño. No, no vengo a hablar de la situación política que atraviesa actualmente, sino de mi experiencia, de mis años de estudiante.
Desde pequeña mi mamá y mis tíos me contaban sus anécdotas de la Upi – lo mucho que me iba a gustar, lo orgullosa que me iba a sentir cuando entrara – y todas esas cosas que te meten en la mente para que te ilusiones con algo. No fue hasta que tenía cómo 11 años que me llevaron a la Upi a ver “El gato con botas” y me enamoré. ¡Me pareció grandiosa! Los edificios, la naturaleza, los estudiantes caminando por los alrededores, la grandeza del teatro. Recuerdo esa primera visita a la Upi que hizo que por los siguientes años me esforzara como nunca en la escuela porque: “Recuerda que a la Upi sólo entran los mejores estudiantes.”
En 1999 se me dió – entré a la Upi. No tenía idea de lo que iba a estudiar, sólo sabia que no podía tener muchas matemáticas, que sería ideal que tuviera que ver con hablar mucho y con creatividad. Entonces el primer semestre me dediqué a visitar facultades, a evaluarlas, a verificar los currículos y así me enamoré de COPU, la Escuela de Comunicación Pública. Solicité y entré sin problemas y mi vida universitaria comenzó.
Por los siguientes años viví los mejores momentos de mi vida. Y es que la Upi fue mucho más que una Universidad – la Upi fue una experiencia. Una nena de 17 años del campo de Bayamón, acompañada solamente de una prima que fue mi cómplice por cuatro años. ¡Hice tantas cosas! Conocí todo tipo de gente de todos lados de la isla: cargué con moscas de laboratorio, recorrí todo el casco de Río Piedras, probé comida de cuanto chinchorro hay, fui a muchas obras de teatro – me descubrí yo misma.
Tuve profesores de todo tipo: apasionados, aborrecidos, entusiastas, fanáticos. Mientras estudié en la Upi me enamoré de “El Cid Campeador,” odié las matemáticas más que nunca, casi me cuelgo en la clase de cerámica porque el barro y yo no nos llevábamos bien y todo me quedaba horrible (el profe me dio A- por el empeño que puse aún cuando era “La peor ceramista que jamás conoció”). Caminé todas las bibliotecas comiéndome los libros con un placer increíble. Me amanecí estudiando o en reuniones de grupo. Fui Vicepresidenta de una asociación estudiantil que más adelante me abrió puertas profesionalmente. ¡Que no hice yo en la Upi! Y es que le tenía ganas; le tenía un deseo increíble a aprender, a estudiar, a educarme. No me importaba nada más. Y por esos cuatro años aproveché cada segundo, viviendo la mejor experiencia de mi vida hasta el sol de hoy.
Mientras estudié en la Upi ocurrieron mil sucesos: el 9/11, huelgas, protestas… Fui a asambleas, voté, apoyé cuando pensaba que la causa por la que luchaban era justa, y cuando no, fui de las que me encontré con los profesores en el Burger King a tomar café y escuchar la clase del día. Y es que lo mejor que tiene la Upi es que te enseña a ser un individuo con voz. Te abre la mente a cosas nuevas – a ideales – te instruye, te da las herramientas para que decidas a cuál causa te unes y a cuál no.
Pero sólo aprendes esto cuando te adentras en la Universidad, cuando dejas que la experiencia viva en ti. Cuando aprendes que las deciciones de tu vida las tomas tú, que nadie impone en ti ideales – que los ideales te los impones tu mismo. Me gradué Magna Cum Laude, y no porque fuera nerda, sino porque viví mi vida universitaria al máximo – me la gocé, la valoré, la disfruté.
Ojalá muchos tengan la oportunidad que tuve yo. Ojalá muchos se enamoren de la Upi y conozcan profesores cómo los mios. Ojalá disfruten sentarse en la carpa a comer frutitas con yogurt. Ojalá la Upi sea la Upi por muchos años más. Ojalá cuando tenga hijos y esos hijos tengan la oportunidad de estudiar, la Upi sigua siendo una opción para ellos. Ojalá.

Sunday, January 30, 2011

Blue and white polka dot dress

I was sitting under an apple tree watching the other girls walk around in their gorgeous floral dresses. My white and blue polka dot dress was different, not the norm, I felt a lil awkward but the place was so pretty I was happy anyways. The sun was crisp and the day was breezy and smell of roses. The band was playing and the people danced and enjoyed the party.

Then he came and said hi. I smiled, he smiled back. He asked me if I wanted to dance the next song. I stared at him confused. How can a guy so gorgeous was asking me to dance? I thought to myself.  "Dance? Me?" I asked him. "Yes, why not?" he told me. "Well, there are plenty of gorgeous girls parading around waiting for someone to ask them to dance, why choose me? Im not even wearing a floral dress!" He gave me a potent look and said "Any girl with a blue and white polka dot dress will get my attention, and if that girl have your smile I would stare for hours, but if that girl with that dress and that smile, also have your face, I would definitely ask her to dance with me". I was speechless. The next song started, and we danced till the sun set off.

Saturday, January 29, 2011

Una canción para sentirse nice...

http://www.youtube.com/watch?v=KIHACulbPjo

Sunday, January 9, 2011

Hilda, una pin-up única.

Tenía como 12 años cuando vi el primer poster de Pin-up en el cuarto de mi tío. Desde ese instante quedé enamorada. La mezcla de lo sensual, glamoroso, femenino y vintage fue lo que me llamó la atención. Las pin-ups tienen la ventaja de verse sexy pero casi nunca vulgares. Un día en mi búsqueda de fotos e ilustraciones de pin-ups me topé con quien se convertiría en mi pin-up favorita, su nombre es Hilda.


Hilda es la obra maestra de Duane Bryers, uno de los mejores ilustradores comerciales de los 50's y 60's. Ella se convirtió en su mimada hasta los 90's cuando dejó de dibujarla. Lo más que me gusta de Hilda es que no es una pin-up convencional en todos los sentidos de la palabra. Lo más importante es que Hilda es una plus sized pin-up, ella no es una glamorosa ni posa para las fotos, Hilda sólo se disfruta la vida. Toma sol en la playa, recoge su casa, se da un baño, de todo menos maquillarse y posar. Hilda me tiene enamorada.





Thursday, January 6, 2011

La historia de un pollo crudo.

Los otros días estaba en la fila del supermercado y sucedió algo que me puso a pensar, le estaban cobrando a una señora que iba delante de mi, ella dio su Tarjeta de la Familia y la cajera le dice “Tiene que pagar los $3.99 del pollo”, “¿Y porque”? Pregunta ella. “Bueno señora porque el pollo cocido al BBQ no lo cubre la tarjeta”. “¿Que no lo cubre la tarjeta”? reclama ella sorprendida , “No, no lo cubre la tarjeta porque está cocido” le dice la cajera en tono molesto. La señora llama a la hija, una nena como de 12 años y le pide que vaya al carro a buscar cinco pesos que hay en la guantera, “¿Pa que? Pregunta la nena, “Es que el pollo no lo cubre la tarjeta porque dizque está cocinau’” le dice la mamá “¿Que? Que cojones, o sea que tiene que ser crú y esperar que uno lo cocine”? Su cara de indignación valía un millón de pesos y sus palabrotas me dejaron en shock. Pagaron y se fueron y yo me quedé allí, pasmada, pensando, ¿pero que se cree esta nena? El gobierno, o sea, nosotros, la mantenemos y también hay que darle el pollo cocido porque ella no puede esperar que lo cocinen? ¿Que le pasa a esta gente que vive en la cultura del mantengo? ¿De veras pensarán que tenemos que darle todo porque ellos son “menos afortunados”? Y no lo tomen a mal, hay gente que necesita, personas que son pobres de verdad, que no pueden trabajar porque tienen enfermedades que no se lo permiten, que no tienen familiares que le den la mano, y esos son los menos que reciben. Veo gente saludable, joven, fuerte exigiendo que los mantengan y me da rabia, me da coraje, me frustra.

Hoy viendo la TV y las fotos del periódico interactivo veo un motín, un motín por juguetes que regalaba el gobernador. Gente de todas las edades, en una fila inmensa, con bebés, con niños, empujones, gritos, llanto, todo por un juguete de $10 pesos. Leí que el gobierno puso medio millón para la actividad, y lo demás fue donado por compañías privadas. O sea, el motín de la regalaera’ de juguetes nos salió en casi un millón? No es broma, esto es serio.

Esta es la misma gente que invaden terrenos y hay que regalarle casas. Las mismas que paren muchachos a tutiplén para que le den el WIC pero tienen las uñas acrílicas Ivy Queen Style y los pelos de beauty semanal. Los mismos que reciben cupones pero tienen plasmas y carros caros. Yo los he visto, tu también. Y mientras el gobierno siga fomentando el mantengo, nada va a cambiar. Lo peor es que ellos están seguros que se merecen eso, ellos piensan que es nuestro deber mantenerlos. Y mientras tanto, los que de verdad necesitan pasan mil vicisitudes para que le aprueben las ayudas. Increíble pero cierto.

Yo crecí en una familia de clase media, mami una maestra, papi un vendedor en una tienda, y nunca, jamás, pedimos nada. Papi decía que lo que teníamos era porque ellos habían trabajado para tenerlo, que nunca fuéramos conformistas, que las cosas se ganaban. Siempre tuvimos lo que podíamos tener, nunca más, nunca menos. Mi primer viaje me lo di a los 17 años, recuerdo que ahorré como por 2 años y me lo disfruté tanto, porque lo hice con sacrificio. Estudié en la UPR, cogí beca, pagué libros con lo que sobraba, pero me gradué Magna Cum Laude, y no lo digo por guille, lo digo porque sabía que mis estudios me los estaban pagando y tenía que cumplir con mis responsabilidades, ganarme ese dinerito con mi esfuerzo, estudiando. Hoy en día tengo lo que tengo porque trabajo, porque me lo he ganado. Y eso se siente tan bien, me llena tanto. Por eso cuando veo a una nena de doce años haciendo un berrinche porque tiene que pagar un pollo cocido pues el crudo es el que le sale gratis siento una frustración terrible. Lo primero que me viene a la mente, pronto la veré con sus uñas de Ivy Queen y su pelo de beauty haciendo la fila por un juguete gratis para el nene que parió a los 15 años. Triste pero cierto.