Thursday, January 6, 2011

La historia de un pollo crudo.

Los otros días estaba en la fila del supermercado y sucedió algo que me puso a pensar, le estaban cobrando a una señora que iba delante de mi, ella dio su Tarjeta de la Familia y la cajera le dice “Tiene que pagar los $3.99 del pollo”, “¿Y porque”? Pregunta ella. “Bueno señora porque el pollo cocido al BBQ no lo cubre la tarjeta”. “¿Que no lo cubre la tarjeta”? reclama ella sorprendida , “No, no lo cubre la tarjeta porque está cocido” le dice la cajera en tono molesto. La señora llama a la hija, una nena como de 12 años y le pide que vaya al carro a buscar cinco pesos que hay en la guantera, “¿Pa que? Pregunta la nena, “Es que el pollo no lo cubre la tarjeta porque dizque está cocinau’” le dice la mamá “¿Que? Que cojones, o sea que tiene que ser crú y esperar que uno lo cocine”? Su cara de indignación valía un millón de pesos y sus palabrotas me dejaron en shock. Pagaron y se fueron y yo me quedé allí, pasmada, pensando, ¿pero que se cree esta nena? El gobierno, o sea, nosotros, la mantenemos y también hay que darle el pollo cocido porque ella no puede esperar que lo cocinen? ¿Que le pasa a esta gente que vive en la cultura del mantengo? ¿De veras pensarán que tenemos que darle todo porque ellos son “menos afortunados”? Y no lo tomen a mal, hay gente que necesita, personas que son pobres de verdad, que no pueden trabajar porque tienen enfermedades que no se lo permiten, que no tienen familiares que le den la mano, y esos son los menos que reciben. Veo gente saludable, joven, fuerte exigiendo que los mantengan y me da rabia, me da coraje, me frustra.

Hoy viendo la TV y las fotos del periódico interactivo veo un motín, un motín por juguetes que regalaba el gobernador. Gente de todas las edades, en una fila inmensa, con bebés, con niños, empujones, gritos, llanto, todo por un juguete de $10 pesos. Leí que el gobierno puso medio millón para la actividad, y lo demás fue donado por compañías privadas. O sea, el motín de la regalaera’ de juguetes nos salió en casi un millón? No es broma, esto es serio.

Esta es la misma gente que invaden terrenos y hay que regalarle casas. Las mismas que paren muchachos a tutiplén para que le den el WIC pero tienen las uñas acrílicas Ivy Queen Style y los pelos de beauty semanal. Los mismos que reciben cupones pero tienen plasmas y carros caros. Yo los he visto, tu también. Y mientras el gobierno siga fomentando el mantengo, nada va a cambiar. Lo peor es que ellos están seguros que se merecen eso, ellos piensan que es nuestro deber mantenerlos. Y mientras tanto, los que de verdad necesitan pasan mil vicisitudes para que le aprueben las ayudas. Increíble pero cierto.

Yo crecí en una familia de clase media, mami una maestra, papi un vendedor en una tienda, y nunca, jamás, pedimos nada. Papi decía que lo que teníamos era porque ellos habían trabajado para tenerlo, que nunca fuéramos conformistas, que las cosas se ganaban. Siempre tuvimos lo que podíamos tener, nunca más, nunca menos. Mi primer viaje me lo di a los 17 años, recuerdo que ahorré como por 2 años y me lo disfruté tanto, porque lo hice con sacrificio. Estudié en la UPR, cogí beca, pagué libros con lo que sobraba, pero me gradué Magna Cum Laude, y no lo digo por guille, lo digo porque sabía que mis estudios me los estaban pagando y tenía que cumplir con mis responsabilidades, ganarme ese dinerito con mi esfuerzo, estudiando. Hoy en día tengo lo que tengo porque trabajo, porque me lo he ganado. Y eso se siente tan bien, me llena tanto. Por eso cuando veo a una nena de doce años haciendo un berrinche porque tiene que pagar un pollo cocido pues el crudo es el que le sale gratis siento una frustración terrible. Lo primero que me viene a la mente, pronto la veré con sus uñas de Ivy Queen y su pelo de beauty haciendo la fila por un juguete gratis para el nene que parió a los 15 años. Triste pero cierto.

8 comments:

  1. Todo lo q dices es cierto lamentablemente asi esta PR, sin valores familiares.......

    ReplyDelete
  2. Gracias por comentar Arleen. Que triste es verdad?

    ReplyDelete
  3. Hay personas que necesitan estas ayudas pero otras que las abusan. Conosco par de casos que lo que tienen es un chiste con eso pero pues :-\

    ReplyDelete
  4. Es triste. A veces veo indigentes en la calle y me pregunto quién los ayuda a ellos? Viven de las limosnas que reciben y duermen dónde aparezca un espacio. Cuando veo que son mayores o que padecen de sus facultades mentales me duele aún más. Entonces veo situaciones cómo esta y me hierve la sangre...

    ReplyDelete
  5. Hubo un tiempo que mi papa ayudaba a una persona que cogia cupones llevandolo a "chivos" de construccion para ganarse dinero. Un dia fue mi papá a bascarlo a la casa y este le dijo "hoy no trabajo por nadie, hoy llegan los cupones". Me dio una verguenza agena y una molestia, ver como alguien prefiere el mantengo a un trabajo honrado y ganarse el dinero. Como al mes vino buscando a mi papá para veri si había otro "chivo", puedes saber todo lo que le dijo y a donde mando al tipo, jejeje.

    ReplyDelete
  6. Me lo imagino, así son muchos. Lo triste es ver gente en su edad productiva, que cómo bien dices, se pueden ganar el dinero honradamente y prefieren que se lo pongan en las manos sin dar un "tajo". Así nunca valoraran lo que tienen, porque no se sacrificaron por tenerlo. Por eso hoy día estamos cómo estamos, la clase media trabajadora arrastra el país cómo puede y la carga es grande. Que injusto verdad?

    ReplyDelete
  7. Totalmente injusto si, como dices, la carga es grande y el problema es que sigue aumentando la misma.

    ReplyDelete